Un chaleco de pura lana Merino, teñida de un leve color té con leche, nos da el suave abrigo que necesitamos para las mañanas de comienzo de otoño.
Nos envuelve su calidez que nos embarga, la nobleza de las fibras de lana, junto a un motivo sencillo de trenzas en color chocolate.
No te lo pierdas. Es una pieza de una delicada sencillez

Anuncios