Estamos sumergidos en este transcurrir de la vida en estallido puro que es el verano, a esta época de serenidad que es el otoño, al menos para mí.

Me gusta el suave caer de hojas en ocre, oro, amarillo, pisar el suave colchón que se forma en los parques, especialmente en el Parque Lilio de Necochea.

La luz pasa de ser el centro de escena enceguecedora en verano a la suavidad de la luz que remarca los elementos de la tierra.-

A eso sumarle las tardes en compañía de amigas tejiendo, haciendo manualidades y conversando en eternas rondas de mate de lanas, hilos, hijos, maridos…. la vida simplemente y sus ciclos.

Como este rincón del jardín, ya podadas su flores y frutos de verano, césped pronto a hibernar, y huerta preparada para recibir las semillas de invierno.

El ciclo de la vida continúa.

mi jardín

mi jardín

Anuncios