Puede parecer gracioso el encabezado pero no lo es.-
Mucha gente (incluida yo antes de comenzar este emprendimiento) pensaba que la Llama nos daba lana y en realidad nos da sus pelos.-
En general no me gustaban las texturas porque en general eran muy rústicas y el diseño siempre consistía en hacer guardas con llamitas en el canesú.-
A través de los estudios y las especializaciones aprendí la diferencia entre la llama de carga y la de pelo para la venta. Que son muy sufridas, y que se esquilan cada dos años.-
También aprendí que muchas razas de ovejas hay en el mundo pero, la más pura en materia de fibra para prendas de vestir es la Merino y dentro de ellas, la pre parto y de 16 a 20 micrones (finura de la fibra).-
Tampoco sabía que el mohair es el pelo de la cabra sin aditamentos de acrílicos-
A partir de ahí, y siguiendo la misión de Oveja Rebelde que apuesta a lo natural, es que elegimos producir la lana hilada y también nuestros tejidos, no sólo a partir de esa materia prima, sino también apostando al tejido a mano.
Creemos en el concepto de “consumo responsable” y del “comercio justo”.-
Esto ha sido bien explicado en una nota de infobae.com que dice:
Un Consumo Ético, en el que se introduzcan valores como una variante importante a la hora de consumir o de optar por un producto. Hacen especial énfasis en la austeridad como un valor en relación con la reducción para un consumo ecológico, pero también frente al crecimiento económico desenfrenado y al consumismo como forma de alcanzar el bienestar y la felicidad.
Un Consumo Ecológico, que incluye, por este orden, las famosas tres “erres” del movimiento ecologista: Reducir, Reutilizar y Reciclar, pero en el que también se incluyen elementos tan imprescindibles como la agricultura y ganadería ecológicas, la opción por la producción artesanal, etc.
Un Consumo Social o Solidario, en el que entraría también el Comercio Justo, es decir, el consumo que está atento a las relaciones sociales y condiciones laborales en las que se ha elaborado un producto o servicio. Se trata de pagar lo justo por el trabajo realizado, tanto a gentes de otros países como a las más cercanas, en nuestro ámbito local; se trata de eliminar la discriminación, ya sea a causa del color de la piel o por diferente origen, o por razón de género o religión.
FUENTE: Valeria Chavez (Infobae.com)
Además, en las exposiciones donde participamos y en cada muestra o en cada venta, se explica todo el proceso productivo y el concepto de cadena de valor y del respeto por los derechos humanos de los trabajadores de Oveja Rebelde.
Este tema ha sido desarrollado en muchos trabajos y publicaciones e, incluso hay comercios en el extranjero que sólo compran artículos que hayan sido fabricados en dicho concepto: Tiene que ver con que los consumidores no sólo se preocupen por sus derechos sino también por sus responsabilidades”. Esto es porque -según detalló Bulit- “cuando compramos generalmente ignoramos la historia de la producción, esto es, si se usó mano de obra esclava, infantil, si trabajó una mujer con remuneraciones inferiores a las de un hombre o si se respetó el medio ambiente en el proceso”.
Por eso las fibras, los colores, los envoltorios que se fabrican con bolsas de geotextil y son cosidas a máquina familiar.-
Además nos gustan los detalles de lujo.- Como verán en las fotos, no escatimamos en gastos en avíos, y en las pieles ecológicas que aplicamos.-
Esa es, básicamente la filosofía de Oveja Rebelde y sabemos que muchos la comparten y cada vez serán más quienes opten por una fibra natural en lugar de algún derivado del petróleo.-
Buen día a todos y todas

Anuncios