¡Qué lindo día! El día del hilado artesanal llegó….

A las ocho y media, fui a buscar al capacitador, Señor Andrés Gardella, para llevarlo al Instituto de formación Docente y Técnica Nº 31 donde teníamos la capacitación del PROLANA.
Un señor enctantador, lleno de anécdotas e historias de todos los viajes y los caminos de la lana que ha vivido. Llegamos al curso y junto a Matías (compañero del plan GESTA), Lucía y Horacio a los que conocí en ese momento, entre rueda de mate y cuentos, comenzamos a conocer la fibra textil; la que sirve, la que no, la que tiene sarna y no se puede usar, y la buena buena para hilar.
Otra rueda de mate, un café para todos los presentes, más cuentos y anécdotas a cargo de Horacio que además de aspirante a hilandero es productor agropecuario y tiene un programa de radio…. empezamos a hilar. Bueno, hacíamos que hilábamos porque eramos un desastre total…. se cortaba la lana, se retorcía, no entraba en el carretel. Nos reíamos, nos frustrábamos pero persistíamos.
A la tarde se sumaron más personas, por suerte, hasta dos pequeñas hilanderitas que no tendrían más de doce años. Y al final nos salió la lana LOS OVILLITOS..
¡Qué olor a corral que tengo! Pero las manos me quedaron suavecitas suavecitas gracias a la lanolina de nuestras amadas ovejas.
Mañana sigue, ojalá que hilemos mejor.
¡Gracias Andrés por transmitir tus conocimientos!

Anuncios